LA MEJOR MEDICINA NATURAL ES UNA ALIMENTACIÓN SANA

LA MEJOR MEDICINA NATURAL ES UNA ALIMENTACIÓN SANA

La mejor medicina natural a la que podemos acudir para cuidar nuestra salud es darnos una alimentación sana. ¿Cuántas veces has oído “SOMOS LO QUE COMEMOS”?

Los alimentos que comemos habitualmente, la cantidad en la que los tomamos y la forma de prepararlos  determinan el modo como llegan a nutrir nuestras células, lo que es básico para su buen desarrollo y funcionalidad, evitando los síntomas de enfermedad.

La falta o el exceso de  nutrientes, determina la aparición de distintos problemas de salud (exceso de peso, enfermedades del sistema nervioso, problemas de crecimiento, anemias, tensión alta, diabetes, enfermedades cardiovasculares, problemas musculares, problemas de los huesos y articulaciones, etc.), de ahí la importancia de que nuestra alimentación sea lo más sana y equilibrada posible.

Una alimentación sana y equilibrada debe tener todos los nutrientes en cantidad y calidad suficientes para cubrir las exigencias y mantener el equilibrio del organismo, de acuerdo a nuestra edad y circunstancias. Debemos romper el esquema de alimentos “buenos” y “malos” para la salud, dependiendo este criterio de la necesidad que tiene cada cuerpo de los nutrientes que aporta cada alimento. medicina natural

Si es cierto que hay algunos alimentos que son, por sí mismos, la mejor medicina natural. Éstos son las frutas, verduras y hortalizas, que son ricas en minerales, vitaminas y fibra, indispensables para el crecimiento y desarrollo armónico del organismo.

Desgraciadamente, el ritmo de vida actual nos condiciona el consumo de estos productos, ya que nos es más fácil acceder a otros artículos más asequibles y cómodos de consumir, pero que han sufrido una pérdida de cualidades durante su proceso de elaboración, lo que hace que su uso continuado provoque, a la larga, carencias a nuestro organismo.

Por otra parte, también es importante tener en cuenta que los procesos de cultivo de las frutas, verduras y hortalizas han sufrido, en los últimos años, afectaciones en su producción, buscando mejorar los rendimientos aún a costa de la pérdida de su calidad como nutriente. El uso de pesticidas, conservantes y la recogida fuera del punto óptimo de maduración hace que, a veces, estos productos lleguen a nuestras manos en condiciones que no son las más adecuadas para que las podamos considerar la mejor medicina natural.

Afortunadamente, existen ofertas de productos que sí reúnen todas las condiciones para ésta consideración. Tener los en cuenta supondrá, aunque no nos demos cuenta en el día a día, una gran ayuda para el buen estado de nuestra salud.    

Dejar Comentario

Navigate