EL SOBREPESO Y EL EJERCICIO

EL SOBREPESO Y EL EJERCICIO

El sobrepeso, en sí mismo, no es una enfermedad, pero es un riesgo que debemos evitar. Es una consecuencia de la falta de equilibrio en el balance energético,  que es la diferencia entre la energía recibida por la dieta alimenticia y la consumida por la actividad producida en la actividad global que mantiene activo nuestro cuerpo. 

Este desequilibrio es fluctuante y se manifiesta con el tiempo, cuando una es mayor que la otra, se refleja en forma de pérdida o aumento de peso. Un peso saludable es el equilibrio compensado de este balance. Cuando la energía que entra es mayor que la consumida, se crea el sobrepeso. Si es al contrario, se pierde peso. Cualquiera de los excesos es perjudicial para la salud.

El medio ambiente en el que nos movemos tiene gran influencia en el hecho de que se produzca este desajuste. Los hábitos de alimentación que se transmiten de padres a hijos en la mayoría de las familias son una de las causas del sobrepeso.

También, si el entorno (el tipo de trabajo, los horarios, las amistades, y las horas de sofá ante el televisor) no facilita la práctica diaria de ejercicio, tenemos un estilo de vida poco activo. Entonces, se acumula un exceso de calorías, que el organismo tiene la tendencia natural de transformar en grasa como consecuencia del instinto de conservación que tenemos instalado en nuestro subconsciente. El resultado, sobrepeso.

Este peso excesivo repercute en el buen funcionamiento de todas las partes del cuerpo. Los pies, las caderas y las articulaciones del tren inferior sufren un desgaste excesivo por culpa del esfuerzo extra que tienen que hacer.

También afecta a la sangre, que  tiene un retorno más dificultoso, lo que impide el correcto riego de todas las células del cuerpo. La falta de oxigenación de éstas repercute en su buen funcionamiento.

En esta situación, aparecen los síntomas de enfermedad en aquella parte del cuerpo que tenga mayores dificultades. El hígado, el páncreas, el estómago, los riñones, los intestinos, no actúan correctamente y se manifiesta por un exceso de azúcar, de colesterol, hipertensión, y otras deficiencias. Aparece la enfermedad.  

En el caso de los intestinos, donde se halla ubicado el sistema inmunológico, es necesario mantenerlos limpios, sobre todo el colon. En sus múltiples recodos se acumulan restos de los deshechos celulares que alteran la flora intestinal y , sorprendentemente, con el tiempo acumulan un peso extra que es necesario eliminar.

EL SOBREPESO Andar 30 minutos al día, a ritmo normal, evitando el uso excesivo del coche, y subir escaleras, eludiendo usar el ascensor siempre que sea posible, ayudan a este equilibrio. Si haces esto diariamente, para mantener un peso sano no es necesario que te castigues con sobre esfuerzos que pueden llegar a serte prejudiciales, a parte que son difíciles de mantener y perjudican tu autoestima. 

Por supuesto, además, come lo justo y saludable, hidrata tu cuerpo y descansa lo necesario. Todo esto evita tu sobrepeso. Vivirás más y mejor.

Dejar Comentario

Navigate