EL LIDERAZGO: TÚ ERES UN LÍDER

EL LIDERAZGO: TÚ ERES UN LÍDER

El liderazgo es algo que todos tenemos en nuestro interior, como un diamante en bruto, que sacamos al exterior cuando lo necesitamos, para mostrarlo a los demás, y lograr que éstos lo acepten para ayudarnos a avanzar en nuestros propósitos en la vida. Todos nacemos con esta habilidad, sin embargo a muchos les cuesta asumirlo y desarrollarlo.

Cada individuo tiene un papel en la sociedad, con una misión y unas funciones que le corresponden según lo que espera alcanzar, y para desarrollar este encargo precisa de la interacción con otras personas. Una persona sola no puede abarcar todos los registros que se necesitan. A la capacidad de relacionarse, transmitiendo información, filtrando y recibiendo mensajes para compartir un objetivo común, la conocemos como liderazgo.

El liderazgo comienza en uno mismo. Todos tenemos el derecho y la obligación de definir que es lo que queremos ser y como y cuando lo queremos alcanzar. Si no se concreta cual es el destino, cualquier camino elegido puede llevarnos a cualquier otra parte no deseada.

Sin embargo pocos son los que asumen este derecho y esta responsabilidad, dejándose llevar por la inercia de la influencia externa y las circunstancias de cada momento. El resultado final es la frustración. Entonces lo más fácil es culpar de nuestra situación a los demás y a la suerte, sin atrevernos a enfrentarnos a nuestro propio compromiso. En el menos malo de los casos, somos simples seguidores que ayudan a otro a lograr sus objetivos. En el peor, unos inadaptados que no encuentran su sitio en la sociedad.

el liderazgoEs sorprendente descubrir que, cuando uno tiene definido claramente aquello que desea, encuentra a su alrededor otras personas que le ayudan, que tienen objetivos semejantes y están dispuestas a colaborar para crecer y avanzar juntos. Comparten su tiempo, sus habilidades, sus conocimientos y su esfuerzo para progresar hacia el éxito común.

El liderazgo exige dos condiciones indispensables: Generosidad y Agradecimiento. Eres líder cuando los demás te aceptan como tal. Para ello has de estar dispuesto a compartir tus habilidades y tu tiempo con otros para crear una sinergia que os favorezca a todos. Y, en reciprocidad, hay que estar predispuesto a agradecer sinceramente a los demás todo aquello que te aportan.

Si quieres llegar a dónde te gustaría estar, saca el líder que hay dentro de ti. Ayuda y déjate ayudar.

Dejar Comentario


Navigate