EL EJERCICIO FÍSICO, UN PILAR DE LA BUENA SALUD

EL EJERCICIO FÍSICO, UN PILAR DE LA BUENA SALUD

El ejercicio físico es uno de los pilares sobre los que se sustenta una buena salud. Para mantenerse en forma es necesario realizar ejercicio regularmente. Está probado que el ejercicio regular promueve el bienestar. No se trata, como método único, de la práctica de un deporte que promueva nuestro desarrollo muscular.

Nuestras células necesitan la llegada de oxígeno para su buen funcionamiento, y actividades ligeras cotidianas, como caminar o subir a pie las escaleras, cambian nuestro ritmo pulmonar y aceleran la llegada de oxigeno a nuestra sangre.

El ejercicio físico es una de las mejores maneras de activar al organismo, ayudando a gastar las energías residuales que se acumulan debido al efecto de una alimentación desequilibrada, con exceso de azúcares y grasas, y estimulando el funcionamiento adecuado de todos sus órganos y tejidos corporales.

Es importante destacar que no se trata de forzar nuestro organismo llevándolo a extremos que podrían resultar perjudiciales, provocando lesiones o alteraciones que nos darían el efecto contrario. Sobre todo, es importante adoptar el tipo de ejercicio que mejor se adapte a nuestras características fisiológicas. Una persona con problemas en las articulaciones del tren inferior deberá hacer un plan de ejercicios que exija el mínimo esfuerzo a caderas, rodilla y tobillos, además de protegerlos previamente con el uso de una crema que suministre suficientes nutrientes a sus articulaciones para facilitar el trabajo de las mismas.

El ejercicio físicoEs importante practicar el ejercicio físico en lugares donde el aire no esté contaminado, especialmente si se sufren problemas respiratorios. En cualquier caso, también es recomendable hacer las prácticas en horarios en que la influencia de los rayos solares no pueda causar efectos negativos a nuestro organismo, perjudicando la hidratación necesaria, uno de los factores que debemos cuidar en cualquier práctica que llevemos a cabo.

La actividad física, es especialmente recomendada para aquellas personas que deben bajar o controlar su peso,  ya que es complementaria a cualquier dieta o control de nutrientes que se esté llevando.

De forma general, los beneficios de hacer ejercicio regularmente son múltiples:

  • Refuerza el sistema inmunológico.
  • Mantiene el tono y la masa muscular.
  • Equilibra el adecuado nivel de azúcar en la sangre.
  • Ayuda a nivelar los niveles de colesterol.
  • Mantiene la presión arterial en niveles adecuados.
  • Ayuda a quemar grasas.

La constancia en la práctica es primordial. Es preferible caminar 30 minutos diarios, al ritmo que nuestro cuerpo acepte sin fatigarse, que concentrar grandes esfuerzos en pocas sesiones discontinuas de gran intensidad.   

Dejar Comentario

Navigate