CUIDADO DE LA PIEL PARA EL VERANO. APROVECHA EL SOL

CUIDADO DE LA PIEL EN VERANO. APROVECHA EL SOL

El cuidado de la piel para el verano requiere tener en cuenta algunos detalles para obtener el máximo beneficio de los rayos solares.  

Cuando llega el verano la piel está más expuesta al sol, ya que la ropa que usamos la protege menos y permanece más tiempo en contacto con sus rayos, lo cual tiene sus ventajas e inconvenientes.

Éstos nos benefician ayudando en la creación de la vitamina D, que tiene un papel importante en el mantenimiento de órganos y sistemas a través de múltiples funciones, tales como: la regulación de los niveles de calcio y fósforo en sangre, promoviendo la absorción intestinal de los mismos a partir de los alimentos y la reabsorción de calcio a nivel renal. Sin embargo, la radiación ultravioleta que emite puede suponer una amenaza para nuestra salud si nos exponemos en exceso y sin protección. Debemos evitar el envejecimiento cutáneo  (manchas, arrugas) e, incluso, cáncer de piel, consecuencia de estos excesos.  Lo ideal es conocer cómo cuidarnos para evitar males mayores.

cuidado de la pielUna manera preventiva es, ya desde unos meses antes, aumentar el consumo de frutas y verduras en nuestra dieta diaria. Si, además, nos premiamos todos los días con 3 cucharadas de gel bebible de aloe vera, nuestro organismo estará cuidado de la piel desde el interior. La Naturaleza es sabia, y en esta época pone a nuestro alcance gran variedad de opciones para todos los gustos. Esto tiene, por otra parte, un segundo efecto que también cuenta: nuestra silueta quedará más favorecida cuando nos pongamos el bañador.

También en importante aumentar el consumo de agua que, también desde el interior, nos ayuda a mantener hidratada la piel. No es aconsejable cubrir esta necesidad con bebidas alcohólicas ni gaseosas, por sus efectos negativos en otros aspectos de nuestra salud.

La otra forma de actuar es  protegiéndonos desde el exterior de nuestro cuerpo. Es recomendable utilizar prendas que cubran la mayor parte de nuestra piel, y refugiarnos en zonas de sombra, evitando estar en contacto directo con los rayos solares en las horas de máxima actividad de los mismos, entre las 10 de la mañana y las 4 de la tarde.

Mención a parte para los protectores solares. Lo más recomendable es utilizar a diario protección solar en todas las áreas que vayas a exponer al sol. Aplica el producto por lo menos 15 minutos antes de la exposición. El factor de protección (FPS o SPF) deberá ser por lo menos de 30, siendo el de 50 el más aconsejable para pieles más blancas y delicadas. A destacar que aunque esté nublado también es necesario protegerse del sol, porque siguen llegando las radiaciones ultravioletas.

Si, a pesar de estos consejos, has llegado a quemarte, la aplicación inmediata de gel de aloe vera, reduce los efectos negativos en tu piel. Hidrata, suaviza y ayuda a regenerar las células más rápidamente. Pero, no dudes, lo mejor es evitarlo.

Dejar Comentario


Navigate